Divulgación

Ponteceso, donde el viento diseña el paisaje

La geografía de Galicia está repleta de lugares fascinantes. Desde las altas montañas de las sierras orientales hasta la costa sur podemos encontrarnos con una gran variedad de paisajes que responden a la acción de múltiples factores en un determinado lugar, como puede ser la lluvia o la litología de la zona.

En las proximidades de Ponteceso nos podemos encontrar con un perfecto ejemplo de como el viento puede ir modelando a su antojo el paisaje. Este sector del litoral gallego presenta un sendero desde la ensenada da Insua que no deja a nadie indiferente.

Desde que se comienza a andar se puede disfrutar de multitud de aves que amenizan nuestro recorrido, pero no están solas, en esta zona las ovejas campan a sus anchas y también nos acompañan pequeños lagartos como el de la foto.

En cuanto nos acercamos hacia el litoral nos vamos a encontrar con un gran sistema dunar, donde en buena medida el viento ha ido marcando su evolución y las pequeñas y grandes formas que podemos observar. En este sector vemos con claridad las distintas fases que puede vivir un sistema sedimentario, desde la arena más libre de las dunas más jóvenes, hasta las zonas donde la vegetación ha ido colonizando el suelo, regalándonos un espectáculo de formas y colores maravilloso.

En la playa da Barra nos encontramos en todo su esplendor una formación sedimentaria que a lo largo de los años va evolucionando y modificando su aspecto en función de los temporales y de la cantidad de sedimentos que tiene disponible en la zona. Subiendo por esta playa podemos llegar hasta Balarés, tras un pequeño recorrido por un sector más alto donde nos encontraremos con nuevas especies vegetales y una costa rocosa donde las marcas de la erosión se pueden ver con claridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.